Estudio sobre plagicidas y el banano en Ecuador

Compartimos esta investigación sobre el estado de salud de los trabajadores, la enfermedades y contagios en la producción de banano en el Ecuador. Realizada gracias al apoyo de ASTAC (La Asociación Sindical de Trabajadores Bananeros Agrícolas y Campesinos) en la provincia de Los Ríos.

Con el apoyo de el doctor investigador Hans Peter Hutter y las instituciones:
a) Médicos y médicas por un ambiente sano, Viena
b) Medicina y protección ambiental [mus], Viena
c) Institute für Umwelthygiene, Zentrumfür PublicHealth, MedizinischeUniversität Wien
d) Center for Latin American Research and Documentation, University of Amsterdam

“El uso de plaguicidas en la producción de “cultivos comerciales” como el banano aumenta cada vez más en todo el mundo. En algunos lugares de Ecuador, el mayor exportador de banano en el mundo, se ha documentado el uso de agroquímicos y las exposiciones tanto ocupacionales como ambientales en la producción de banano para la exportación. El objetivo de nuestro estudio epidemiológico transversal fue determinar las condiciones laborales y de vida, el bienestar y la salud de los trabajadores agrícolas y de los pequeños productores en la agricultura justa u orgánica y de los trabajadores en la agricultura convencional que utilizan biocidas.”

Lee la Parte 1 AQUÍ y la  Parte 2 ACÁ

El TLC es un golpe a quienes producimos alimentos en el Ecuador

tlc

El Tratado de Libre Comercio con la UE, el control sobre las semillas y la criminalización son parte del programa de modernización conservadora que impulsa Alianza País para el campo ecuatoriano.

La firma del Acuerdo Comercial con la Unión Europea y su inminente ratificación a manos de los asambleístas de Alianza País y los partidos de la derecha, es un tratado de libre comercio que beneficia a los sectores agroexportadores tradicionales, promueve la extranjerización de la tierra y permite la invasión de productos importados que desarticulan las cadenas productivas campesinas, en especial aquellas que son el corazón de la economía campesina como la lechera.

Denunciamos que el TLC-UE afectará directamente los campesinos para beneficiar a los capitalistas vinculados al comercio exterior, mientras se nos vende mentirosamente como si fuera a permitir a los sectores populares mayor acceso a bienes importados, a costa de eliminar puestos de trabajo para los ecuatorianos con la re primarización de la economía.

Es un golpe más a quienes producimos los alimentos en éste país, que profundizará la deuda agraria y la crisis económica de los más pobres para salvaguardar a los más ricos.

La premura del gobierno por lograr la aprobación de la Ley de Agrobiodiversidad y Semillas, escenificando una consulta previa que no es sino la imposición de su proyecto que ignora las propuestas y demandas del campesinado, es uno de los requisitos para armonizar las conquistas obtenidas por los campesinos en la Constitución con las normas regresivas que constan en el TLC. El control y restricción de circulación de semillas es exigencia del monopolio de empresas trasnacionales –algunas de las más fuertes europeas – para participar del mercado ecuatoriano de semillas, agroquímicos e insumos tecnológicos, destruyendo nuestra soberanía productiva y alimentaria.

Paralelamente, en beneficio de la misma agroindustria favorecida por el TLC, se elimina la libertad sindical y se incrementa precarización laboral de las mujeres y hombres trabajadores del campo.

Nuestro rechazo contundente a esta avanzada conservadora sobre el campo ha sido reprimida con violencia y criminalización por parte del Estado, que ha evidenciado su posicionamiento defendiendo los intereses de los capitales agroindustriales, extractivistas y exportadores. Rechazamos y denunciamos la criminalización de la protesta social y nos solidarizamos con los compañeros y compañeras que hoy enfrentan condenas impuestas por este gobierno para acallar nuestras demandas. La lucha y la resistencia es nuestro derecho y no claudicaremos.

Las organizaciones de los sectores indígenas, montubios, afros, campesinos, pequeños y medianos productores, pescadores, consumidores, trabajadores y sectores populares, participantes de la Cumbre Agraria, que hemos apostado a este espacio permanente de unidad, encuentro, movilización y construcción de respuestas para una política de transformación del campo ecuatoriano, estamos en pie de lucha ante la negativa del gobierno nacional de pagar la deuda agraria, evidenciando que su proyecto es promover políticas extractivas y agroindustriales que profundizan la dependencia del Ecuador hacia el mercado internacional y las materias primas, lo cual desencadena la crisis que vivimos en el país.

¡Soberanía Alimentaria YA!

Organizaciones Participantes de la Cumbre Agraria
Asamblea de los Pueblos del Sur
ASTAC
CONAIE
FECAOL
Comisión Nacional de Agroecología
FEUNASSC
CEDOCUT
CEOSL

imagen cumbre_1.jpg

¡Ecuador: el agua y la vida no se subastan!

¡Ecuador: el agua y la vida no se subastan!

Manifiesto a partir de la Cumbre Agraria de Ecuador
en el Día Mundial contra la Megaminería
Desde la aprobación de la Ley Minera de 2009, en lugar de cumplir con el mandato minero aprobado en la Asamblea Constituyente, el Gobierno ecuatoriano impulsa la megaminería a través de una serie de incentivos tributarios y fiscales a la inversión extrajera, directa o mediante alianzas público privadas. En gran medida, estas políticas representan una continuación de la agenda neoliberal impulsada en décadas anteriores.
En medio de la crisis económica y durante el último año del periodo de Gobierno de Rafael Correa, se inició un proceso de apertura del Catastro Minero a través de mecanismos administrativos y un procedimiento de subasta y remate de concesiones por parte del Ministerio de Minería y de la Agencia de Regulación y Control Minero (ARCOM). Por la vía administrativa se quieren concesionar alrededor de 1’300.000 hectáreas y, a través del mecanismo de subaste, 432.251 hectáreas. A estas nuevas concesiones se suman más de 1’113.000 hectáreas actualmente inscritas en el Catastro Minero. En total son casi 3’000.000 de hectáreas para exploración geológica y desarrollo de proyectos mineros, entre los cuales destacamos 5 proyectos estratégicos: Mirador, Panantza-San Carlos, Fruta del Norte, Loma Larga (Quimsacocha) y Río Blanco.
Además de irrespetar los territorios de los pueblos indígenas y campesinos, el actual mapa minero se sobrepone a áreas protegidas y bosques protectores, en una clara violación de las Leyes ambientales del país. Asimismo, ya están presentes los impactos negativos en los territorios en los cuales se desarrollan las actividades de exploración o beneficio: desplazamiento de comunidades, persecución, encarcelamiento y asesinato de líderes comunitarios, ocupación del territorio por la policía, desagregación del tejido social y de vínculos familiares.  Todas las actividades mineras se ejecutan sin garantizar el derecho colectivo de pueblos indígenas a la consulta previa ni mecanismos reales de consulta y control ambiental. Solamente se realiza la socialización, la cual es apenas una formalidad dentro  del trámite de las empresas mineras para obtener licencias ambientales.
Frente al intento del Gobierno para hacer de Ecuador un país minero, las comunidades afectadas por esta actividad y los movimientos sociales y ecologistas reunidos en la Cumbre Agraria de Ecuador afirmamos que la minería no es una alternativa porque es incompatible con la construcción de territorios autónomos, interculturales, biodiversos y con soberanía alimentaria. Su actividad no contribuye al desarrollo económico, cultural y social del país. Por lo contrario, profundiza una inserción sumisa en el sistema global capitalista como proveedores de materias primas baratas, genera empleos precarios, profundiza la inequidad de género y agudiza la violencia machista, fomenta la especulación con la tierra, despoja a campesinos y campesinas de medios de producción fundamentales para la agricultura (tierra y agua) y degenera – de forma irreversible – los ecosistemas de los cuales dependemos para la reproducción de la vida.
Ecuador es el país de los derechos de la Naturaleza, poseemos uno de los más altos índices de biodiversidad e importantes reservas de agua dulce, tenemos la capacidad de alcanzar la soberanía alimentaria. Podemos construir nuestro futuro basándonos en el Sumak Kawsay, en la producción agroecológica y campesina de alimentos, en los emprendimientos comunitarios sustentables y en el desarrollo de energías limpias y descentralizadas. Por eso, exigimos:
  1. Una moratoria inmediata a la entrega de nuevas concesiones mineras hasta que se garantice el principio de precaución ambiental en la normativa nacional y se prohíban expresamente actividades mineras industriales en zonas de alta sensibilidad ecológica y social como páramos, humedales, bosques subtropicales y tropicales, así como territorios indígenas, campesinos y de soberanía alimentaria.
  2. La ejecución inmediata del Mandato Minero, en especial para las concesiones mineras que hasta la fecha siguen afectando fuentes de agua, áreas protegidas, bosques protectores y sus zonas de amortiguamiento; aquellas que en número mayor a tres continúan acaparando la tierra; aquellas que no han cumplido con el derecho colectivo a la consulta a comunidades indígenas según estándares internacionales.
  3. Que se realice una auditoria social, ambiental y económica, transparente e independiente, a los proyectos mineros que están en marcha. Es necesario que la sociedad civil conozca, entre otros, los siguientes aspectos: cuáles fueron las consecuencias de los desalojos violentos de la población de Tundayme, en la Cordillera del Cóndor; cuáles son los impactos psicosociales de la militarización de Junín, en Íntag; qué recursos monetarios obtuvo el Estado por concepto de “regalías anticipadas” y qué destino se les dio; en qué estudios técnicos se sustenta el Ejecutivo para decir que la explotación minera en Quimsacocha y en Río Blanco, ubicadas en el Macizo del Cajas, no afectarán ni al páramo, ni a los ecosistemas, ni a las fuentes de agua de Cuenca y de la regíon. Qué se esclarezca y se haga justicia por los asesinatos de José Tendetza, Freddy Taish y Bosco Wisuma en la Amazonía Sur; qué los Estudios de Impacto Ambiental (EIAs) de los demás proyectos, aprobados por el Ministerio del Ambiente, sean revisados por entidades que no tengan un vínculo clientelar con las empresas mineras.
  4. Qué el Estado deje de perseguir y desacreditar las opiniones que divergen de su agenda minera. Qué respete la autonomía territorial y la construcción de realidades alternativas a la minería.
Hoy, en este Día Mundial Contra la Megaminería, nos declaramos en lucha permanente frente a las pretensiones de ampliar la actividad minera en Ecuador. Llamamos a todas las personas a una minga nacional por la defensa de las poblaciones afectadas y por la construcción de otros escenarios económicos, así como de nuevos imaginarios políticos y sociales para el futuro del país. Además, nos unimos a la movilización mundial por la defensa del agua y la  vida, que exige justicia en cada uno de los países donde se ha dado ya procesos de despojo, asesinatos y destrucción ambiental.
¡Ecuador NO es país minero! Compañías mineras ¡fuera de nuestros territorios! ¡Viva la resistencia de los pueblos!

Quito, 22 de julio de 2016

mineria2.jpg

Cumbre Agraria Ecuador plantea el Acuerdo Agrario Nacional [AAN]

Cumbre Agraria plantea el Acuerdo Agrario Nacional [AAN]
Quito, 22 de julio de 2016

BOLETIN DE PRENSA

Con una masiva participación durante estos dos días, el Primer Encuentro Agrario Nacional del Ecuador realizado en la Universidad Central fue un espacio para la construcción de respuestas que enfrente de manera organizada la crisis actual en el agro ecuatoriano. Se consolidaron los acuerdos para fortalecer la capacidad de los sujetos agrarios en demandar políticas públicas para el sector así como, construir alternativas desde las organizaciones y convocar la movilizaciones como un Paro Agrario de ser necesario. Este proceso está consolidado por las demandas agrarias trabajadas previamente en las 20 pre cumbres realizadas a lo largo del país.

Alrededor de mil asistentes trabajadores de la tierra provenientes de Sierra, Costa y Amazonía fueron parte de las diversas actividades como el intercambio de semillas, la feria de productos provenientes del campo, y el diálogo en mesas temáticas que junto con las pre-cumbres construyeron el Acuerdo Agrario Nacional [AAN] visualizando una agenda política de las organizaciones del campo, para dar respuesta a la Deuda Agraria Histórica que éste y los precedentes gobiernos no han solucionado.

Al final del encuentro y durante la Plenaria se dio lectura de los principios políticos de la cumbre y se socializaron las propuestas y exigencias que estructuraron el Acuerdo Agrario Nacional[AAN] planteado en ejes y subtemas. Para mayor detalle del AAN y los principios se invita a consultar el Acuerdo Agrario Nacional – Documento Operativo y de manera general difundimos los siguientes puntos:

  • La no firma y cese de las negociaciones del Acuerdo Comercial con la Unión Europea
  • Provisión de espacios de comercialización dignos y adecuados mientras fortalecemos procesos de comercialización autónomos, limpios y solidarios, que sostenga la soberanía alimentaria en nuestras comunidades y territorios. Se asegura que la alianza campo-ciudad logrará enfrentar el poder de los monopolios.
  • No ingreso ni cultivo de semillas transgénicas ni la obligatoriedad de semillas certificadas, así como frente al debate sobre la Ley de semillas denunciamos que la discusión y por tanto la consulta pre-legislativa no respeta las propuestas de quienes trabajan la tierra por ello, exigimos la nueva ley recoja los planteamientos hechos en la propuesta de la COPISA y los que surjan de una consulta previa libre e informada.
  • Se defenderán las semillas y la libre circulación desde el esfuerzo de las comunidades y se declara una movilización permanente para las semillas y los derechos de pueblos, comunidades y organizaciones populares.
  • Acceso a créditos con bajas tasas de interés y con mayor tiempo de pago, así como la construcción de bancas comunitarias y campesinas para financiar la producción.
  • La derogatoria de la ley de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales. Se declara en estado de emergencia las tierras y territorios amenazados por la expansión de proyectos del cambio de matriz productiva y energética.
  • Se exige revisión y modificación de los criterios técnicos y actuariales para la fijación de tarifas por usos y aprovechamientos del agua cruda. También el respeto y reconocimiento de los sistemas comunitarios del agua donde se construye participativamente el régimen especial de gestión comunitaria.
  • Declarar al Ecuador Libre de Minería metálica a gran escala, detener la expansión de la frontera petrolera. Seguirá la defensa de nuestras fuentes de agua y soberanía alimentaria desde procesos de consulta comunitaria y la declaración de territorios y regiones Libres de Extractivismo. El apoyo y visibilización de la lucha por los derechos de las personas afectadas por el despojo y por la criminalización será permanente.
  • La autonomía y soberanía del IESS y SSC comprometida en el convenio Marco Institucional. Ejerciendo el derecho, se promoverá y exigirá la afiliación de todas las familias campesinas y habitantes de la ruralidad.
  • Se mantendrá la movilización permanente en defensa del seguro social campesino y se convoca a la jornada de movilización del 25 de agosto
  • En educación se exige una educación popular y comunitaria, la reapertura de escuelas populares, interculturales y comunitarias. Se propone construir una alianza entre universidad y territorios rurales e impulsar un debate al interior de la Cumbre Agraria de un modelo educativo para el campo.
  • Reforma a la Ley de Transporte que respete el transporte comunitario y se invierta en vialidad rural de segundo orden.
  • Derogación a los cambios introducidos en el Código Laboral por sus formas de precarización laboral. Régimen de seguridad y salud ocupacional que piense en las condiciones laborales contaminantes y peligrosas para la vida. El compromiso desde Cumbre Agraria es la formación y sindicalización de los trabajadores de la agroindustria declarando la importancia de propuestas unitarias como trabajadores rurales.
  • Los jóvenes declaran su interés para ingresar a las Universidades por ello se exige la eliminación de los exámenes de ingreso.
  • Se exige modificar los estatutos y reglamentos internos de las organizaciones para que los jóvenes participen en los espacios de dirigencia.
  • Se desarrollarán mecanismos para debatir más profundamente las problemáticas de los jóvenes y fortalecer sus espacios de formación e iniciativas económicas.
  • Reconocer y valorar el trabajo productivo y organizativo que hacen las mujeres debido a la sobrecarga de trabajo así como erradicar la violencia política, sexual y cultural que oculta y subordina a las mujeres.
  • Respetar las formas de administración propia de las organizaciones indígenas y campesinas estableciendo un ejercicio de autonomía y autodeterminación.
  • Fortalecer la organización de base, la unidad en las acciones y las redes para sostener las decisiones de la Cumbre Agraria.

Al finalizar este segundo día de encuentro, las posibilidades de este proceso continuo y colectivo se nutrieron. Sectores indígenas, montubios, afros, campesinos, pequeños y medianos productores, pescadores, consumidores, trabajadores y sectores populares regresaron a sus territorios con el compromiso de atender, actuar y movilizarse para consolidar el Acuerdo Agrario Nacional.

Cumbre Agraria Nacional Ecuador

IMG_0790_ed

La lucha contra el olvido del campo

#CumbreNacionalAgrariaEcuador

Luis Andrango Cadena
Comisión Política de la Cumbre Agraria

 

IMG_1231_andrango.jpgHoy 21 de julio del 2016, aquí desde la tierra de luchadores y luchadoras como Tránsito Amaguaña , Mardoqueo León , Fernando Daquilema, entre muchos otros como Dolores Cacuango madre de tantas reivindicaciones, luchas y conquistas. Aquí estamos, nos sentimos herederos de sus sueños y utopías, somos hijos de los que ellos conquistaron y desde aquí les rendimos un homenaje y en nombre de ellos saludamos a nuestros compañeros y compañeras que nos acompañan en esta la Primera Cumbre Nacional Agraria del Ecuador. Reconocemos y saludamos la importancia de la presencia de las organizaciones nacionales convocantes CONAIE, FECAOL, SEGURO SOCIAL CAMPESINO, CEOSL, CEDOCUT, ASAMBLEA DE PUEBLOS DEL SUR, TIERRA Y VIDA, COMISIÓN NACIONAL DE AGROECOLOGÍA que con dedicación, sacrificio y responsabilidad han preparado las condiciones para el desarrollo de esta cumbre.

Aquí en los patios de la Universidad Central del Ecuador desde donde la cumbre Agraria lanza un llamado a unidos defender la soberanía alimentaria. Y con mucho cariño, saludo a los casi mil delegados y delegadas que desde los distintos rincones de nuestra patria nos damos cita a debatir, reflexionar, construir, proponer, acordar y actuar.

Nuestra Cumbre Nacional Agraria representa un importante espacio de estudio, reflexión, articulación y de definición de las acciones que los movimientos del campo debemos caminar como respuesta a la DEUDA AGRARIA, esta cumbre es resultado de un proceso que inició hace más de un año, viene construyéndose y alimentándose de los debates en las más de 20 pre cumbres que se desarrollaron en los distintos lugares de nuestro país donde participaron más de 500 organizaciones locales y regionales.

Esta cumbre es una muestra, de la capacidad y fuerza de los movimientos sociales podemos alcanzar con la unidad. Vivimos momentos en donde se hace cada vez más necesario la lucha organizada para enfrentar el proyecto del capital en el campo y recuperar un proyecto agrario nacional que dote de dignidad al sector rural y que alimente al pueblo ecuatoriano. Pero también vivimos un tiempo en donde el capital intenta apropiarse de nuestros bienes naturales y convertirlos en mercancía, vivimos un tiempo en donde luchar por nuestros derechos es un crimen, ocupar la calle es un acto de terrorismo, pensar diferente una osadía, exigir libertad un atentado, por esto perder el miedo es un deber.

Arrastramos años de una DEUDA AGRARIA con los sectores rurales de este país. Vivimos una ofensiva del capital financiero hacia el campo, la alimentación que antes era un derecho humano fundamental ahora es un buen negocio de las corporaciones internacionales, resistimos a un nuevo proceso de re acaparamiento de las tierras y el agua, experimentamos las catástrofes climáticas que provocan la perdida de la biodiversidad y el cambio climático, luchamos contra la intención de privatizar el control de la semillas nativas y criminalizar su uso e intercambio. Más aún la amenaza de la proliferación de semillas transgénicas constatamos un proceso des-campesinización acelerado, identificamos la precarización de trabajo agrario y el desmonte del seguro social campesino, conquista historica y única en nuestro país, sobrevivimos una proliferación de proyectos extractivos que depredan la diversidad y la vida, vivimos un proceso de monopolización del mercado de alimentos y de un sistema de agricultura por contrato y encadenamientos productivos como nuevas formas de explotación en el campo.

Rechazamos la firma de una acuerdo comercial con la unión europea a espaldas del pueblo y nocivo para la agricultura familiar campesina. El campo no aguanta más el desmantelamiento de educación intercultural bilingüe hace inviable el futuro en el campo, dolorosamente la lucha para enfrentar esta realidad es considerada como terrorismo y se ha desplegado un grave proceso de criminalización de la protesta social. Finalmente la realidad política y social invisibiliza el aporte fundamental de la mujer en la vida económica de nuestro país.

Es evidente que esta realidad no puede continuar así y estamos precisamente reunidos aquí para juntos buscar y construir los cambios que buscamos, para esto es fundamental en esta Cumbre Nacional Agraria acordar los contenidos del Acuerdo Nacional Agrario que plantee:

  1. Cambiar el actual modelo de producción y de tecnología agrícola dominante para otra concepción de producción de alimentos saludables, basados en la agroecología, agricultura ecológica, orgánica y otros caminos que garanticen producción y oferta abundante a nivel local, regional y nacional.
  2. Limitar el tamaño máximo de la propiedad y posesión de la tierra para efectivamente combatir el latifundio; y garantizar el principio la función social y ambiental del uso de la tierra y del provecho de toda sociedad sobre los bienes de la naturaleza, agua, y biodiversidad.
  3. Reformular el papel del Estado para garantizar el proceso de soberanía alimentaria, apoyando su producción y distribución en todas las regiones del país, para lo cual se creará el Ministerio de Soberanía Alimentaria orientada específicamente a fortalecer la agricultura familiar campesina.
  4. Control directo del gobierno sobre el comercio exterior (importación/exportación) de alimentos y sobre las tasas de interés y de cambio.
  5. Implementar un amplio programa de pequeñas y medianas agroindustrias instaladas en todos los municipios del país, en la forma de cooperativa.
  6. Garantizar mecanismo de almacenamiento, comercialización y stock reguladores de alimentos saludables, por parte del Estado, para garantizar el acceso a toda la población.
  7. El conocimiento y plena libertad para intercambiar y mejorar semillas es un componente fundamental de la Soberanía Alimentaria, porque el que exista una diversidad permite asegurar la abundancia alimenticia, sirve de base a una nutrición adecuada y variada, y permite desarrollar formas culinarias culturalmente propias y deseadas. Las semillas son el inicio y el fin de los ciclos de producción campesina, son creación colectiva que refleja la historia de los pueblos y de sus mujeres, las cuales fueron sus creadoras y principales guardias y perfeccionadoras. Su desaparición lleva a la desaparición de las culturas de los pueblos del campo y de comunidades. Como no son apropiables, deben mantener su carácter de patrimonio colectivo.
  8. Impedir el uso y fomento de semillas transgénicas. Ellas representan la propiedad privada de la vida, de la posibilidad de la libre reproducción, sobre todo eso representan la destrucción de toda biodiversidad, ya que ellas no logran reproducirse sin contaminación de todas las demás semillas. Además de presentar dudas por la falta de investigación sobre sus consecuencias para la salud animal y humana.
  9. Asegurar que el agua, como un bien de la naturaleza sea un derecho de todo ciudadano. No puede ser una mercancía y debe ser coordinada como un bien público, accesible a todos y todas.
  10. Educación en el campo, para todos. Asegurar la implementación de un amplio programa de escolarización en medio rural, adecuados a la realidad de cada región, que busque elevar el nivel de consciencia social de los campesinos y de las campesinas, universalizar el acceso de los jóvenes a todos los niveles de escolarización y, en especial, a la enseñanza secundaria y superior. Los programas de acceso de los jóvenes a la universidad deben estar combinados con la vivienda en el medio rural, y realizados en la forma de alternancia, combinando teoría y práctica, para evitar que la enseñanza superior sea uno estimulo al éxodo rural. Al contrario debemos estimular que los jóvenes puedan aplicar los conocimientos de la universidad en sus comunidades rurales.

Por todo este contexto la Cumbre Nacional Agraria ya en un hito histórico de los movimiento sociales y populares que hoy desde Ecuador luchamos contra el olvido del campo, un hito en la lucha y defensa de la Soberanía Alimentaria y la reforma agraria como forma de democratizar la tierra, el agua y todos los medios productivos, un hito en la construcción de las luchas por la preservación y avance de los derechos conquistados por la luchas sociales, un hito en la construcción de en unidad obrero, campesina, indígena , un hito en la formación de militantes y líderes.

Asimismo, un hito en la construcción de un instrumento de lucha y movilización que provoque el reascenso del movimiento de masas y posibilite un proyecto político, popular, inspirado en la concepción del Sumak Kawsay. Desde el campo entonces seguiremos cultivando la esperanza, alimentando la paciencia, incentivando la crítica y mantendremos la ira ante lo injusto.

¡La tierra camina y nosotros con ella!

Boletín #2 Exitosa y productiva jornada se desarrolló en su primer día

#CumbreAgrariaEcuador
Exitosa y productiva jornada se desarrolló en su primer día

Quito, 21 de Julio 2016

Este primer día de la Cumbre Agraria cerró con éxito frente a la masiva concurrencia de delegaciones de todo el Ecuador.

En la jornada de la tarde se instalaron 11 mesas de trabajo de acuerdo a 4 ejes temáticos de importancia para el agro. Profundo debate se generó en cada una de las mesas en torno a soberanía alimentaria, trabajadores del campo, organización, situación de la mujer rural, juventud, mercado, educación, entre otros.

En el acto cultural y político de inauguración oficial de la cumbre, autoridades de las distintas organizaciones gestoras intervinieron con un claro mensaje de unidad que fortalece la lucha del campo popular. Estamos por una verdadera transformación del campo frente a la deuda agraria de este y anteriores gobiernos. Entre dichas autoridades estuvieron presentes la Conaie, Fecaol, Asamblea de los Pueblos del Sur, Ceosl, Cedocut, Tierra y Vida, Confeniae y Ecuarunari.

Jorge Herrera, Presidente de Conaie realzó la trascendencia del evento que sintetiza el trabajo minucioso desarrollado durante más de un año para cristalizar la cumbre luego de haber realizado 20 eventos previos desde el 2015.

Fernando Sempértegui, rector de la Universidad Central del Ecuador dio una calurosa bienvenida expresando que esta es la universidad del pueblo y que siempre estarán las puertas abiertas para los pueblos que luchan. “Nos honran con su presencia. Bienvenidos a su casa”, manifestó.

El día de mañana se cierra este primer encuentro agrario con la gran Plenaria campesina y popular para aprobar los puntos del Acuerdo Nacional Agrario y así firmarlo como plataforma de lucha fundamental para la continuidad de las acciones de lucha en este campo.

Cumbre Agraria Ecuador

DSC01380

POSICIONAMIENTO EN TORNO AL DEBATE SOBRE LA LEY DE SEMILLAS*

En Este momento se encuentra en consulta pre- legislativa  la ley de semillas y agrobiodiversidad. Al igual que las otras leyes consultadas, la manipulación y la información no clara rodea el debate de la Asamblea Nacional. Nuestra experiencia es que a pesar de participar y hacer propuestas, no fueron consideradas en la ley final, es el caso de la ley de tierras y agua.

A pesar de que hace 4 años la COPISA presentó una propuesta de ley con el aporte de más de 500 organizaciones sociales, la cual menciona precautelar la semilla campesina, la conservación de la Agrobiodiversidad y el fomento a la Agroecología impulsando así la Soberanía Alimentaria, no es considerada tal cual en el actual debate legislativo. El  texto de informe de primer debate, en su totalidad no es el texto presentado por la COPISA, incluye aspectos que van en contra de la libre circulación de la semilla, y traslada a la empresa privada su multiplicación y control entre otros aspectos señalados más adelante, esta confusión se traslada a las preguntas de la consulta.

La CUMBRE AGRARIA, rechaza esta manipulación y plantea que esta consulta debe anularse, porque no recoge los planteamientos realizados por las organizaciones y expresados en la propuesta de ley  de la COPISA (Ley de semillas, agrobiodiversidad y fomento a la Agroecología) en el 2012. Planteamos que la nueva ley  recoja  nuestros planteamientos, aquellos realizados en  dicha propuesta y  los que surjan de una consulta previa libre e informada.

LA CUMBRE AGRARIA  reconoce la legitimidad de la propuesta participativa presentada por la COPISA.  Se declara en asamblea permanente para defender nuestras semillas y los derechos campesinos, a partir de ahora, teniendo como base dicha propuesta y las necesidades, reflexiones y nuevas aportes  realizadas por nuestras organizaciones,  defenderemos firmemente  las posiciones y apuestas de los pueblos, comunidades y organizaciones populares.

Denunciamos que la Asamblea, a través de la nueva ley de semillas pretende:

1.    Pretende legitimar y ampliar la imposición de  un nuevo régimen de propiedad, extendiendo la propiedad intelectual, para privatizar las fuentes de la vida,  como las semillas nativas y el conocimiento asociado. Este objetivo se concreta en dos leyes, el código ingenios  y ésta propuesta de ley de semillas.
2.    La ley persigue a las semillas nativas y campesinas, pues si no son certificadas no pueden utilizarse en la producción comercial. Las semillas nativas campesinas e indígenas nunca podrán certificarse (las exigencias para la certificación son contrarias a la condición de la semillas diversa), por lo que, serán perseguidas. La libre circulación de las semillas campesinas en todo el territorio es una demanda inclaudicable.
3.    El marco legal es inconstitucional e inmoral, el propósito es que nuestra semilla este a disposición para ser concesionada a empresas transnacionales semilleristas, así se controla una parte importante de la producción y distribución de alimentos.
4.    La ley dice que las semillas son un recurso estratégico del estado (así está en la constitución) entonces el estado decide sobre ellas.
5.    La ley incorpora mecanismos de identificación, registro, clasificación, y normas fitosanitarias como condición para comercializar las semillas, concediendo la facultad de circular en el mercado solo semillas “certificadas”, es decir semillas de empresas especializadas, con capacidad de inversión y de cumplir  con exigencias que los y las campesinas no pueden.

Por lo expuesto exigimos que:
1.- NO debe imponerse ninguna forma de regulación, registro y certificación a las semillas nativas, criollas, campesinas, ancestrales, orgánicas o patrimoniales, ni a ninguna otra forma de reproducción de este germoplasma por parte de la población.
2.- NO debe limitarse en manera alguna el derecho de la población a guardar, transportar, intercambiar y vender sus semillas, de acuerdo a sus criterios culturales y formas de manejo propias.
3.- SÍ debe imponerse un control a las semillas de tipo industrial, manejadas por empresas de grandes capitales. Se debe incluir en este control la prohibición explícita a toda forma de privatización de la semilla campesina, nativa, criolla, ancestral, patrimonial, y de importancia ecológica o cultural.
4.- SÍ debe mantenerse la prohibición constitucional a los transgénicos y debe reglamentarse este mandato constitucional, mediante la creación de los organismos de regulación pertinentes, reglamentación y sanciones.
5. – SÍ debe mantenerse la prohibición constitucional de otorgar Derechos de Propiedad Intelectual (patentes) sobre organismos vivos y conocimientos ancestrales. Estos tampoco son recursos estratégicos que el Estado pueda otorgar al mejor postor; son bienes comunes que pertenecen a toda la población y a la Naturaleza misma. Cumbre Agraria del Ecuador

Cumbre Agraria del Ecuador