Tierra sana para Orellana: Precumbre

“Esta tierra la queremos sana porque vamos a producir sano” y cuando hablamos de hidrocarburos hablamos de cosas graves, mencionaron en la Precumbre agraria y solidaria realizada en Orellana el pasado sábado 25 de junio en el auditorio de Alejandro Lavaka en la ciudad de El Coca.

“Orellana ha sido un territorio industrial importante aunque ahora el petróleo esté de picada. La gente dedicada más a la venta de mano de obra se olvidó de la recolección, de la siembra.” Reconoció la compañera Rosa Alvarado. Sin embargo ”Ahora en estos momentos no hay recurso, trabajo ni dinero para comprar alimento y por ello se ha regresado un poco más al campo. Es ahí donde los proyectos se generan con fuerza.” Recalcó. El petróleo no es amigo, no es vecino… te contamina, te mata. ¿cómo nos despetrolizamos? Se preguntaron entre los compañeros y compañeras.

Con representantes y dirigentes de diversas organizaciones de la Amazonía, se dialogó y puntualizó que como productores campesinos y recolectores se tienen necesidades que no se han resuelto en este territorio.

Mercados, producción de alimentos, contaminación de tierra y agua por la extracción petrolera así como la imposición de una ley de tierra que no apunta a resolver las necesidades directas de los campesinos y producción sana fueron parte de las realidades a llevar al primer encuentro de la cumbre agraria en Quito el 21 y 22 de julio de este año.

“La Ley de tierras rurales y territorios ancestrales, ve a la tierra no como la vemos en los campesinos e indígenas sino como un factor de producción” señalaron al describir que en sus hectáreas no sólo producen sino también protegen la biodiversidad de la zona para las siguientes generaciones pero eso la ley lo ve como tierra ociosa. “No somos ociosos, sino defendemos la soberanía alimentaria” declaró Diócles Zambrano.

Entre otros conflictos, el descontento por cierre de escuelas rurales existe, ya que el proyecto del Estado con las Escuelas del Milenio sólo genera abandono de las poblaciones del campo, por no lograr pagar el trasporte necesario para la educación de sus hijos que se ha impuesto a una larga distancia de sus hogares.

El esquema de ciudad se ha trasladado al campo y esto no puede solucionar nuestras necesidades, señalaron los asistentes; tanto en el tema de educación como en salud y como ejemplo muy claro Rosa Alvarado menciona que como campesinos, las opciones de salud desde el gobierno no funcionan. “En vez de bailoterapia deberían darnos terapias de descanso, relajación porque pasamos todo el día moviéndonos. Nos deberían apoyar en otro sentido.”

Enfocando el tema agrario, “Queremos que se reconozca el valor agregado de nuestros productos sin químicos, que las reuniones para dialogar sobre leyes, normativas sean con nuestras necesidades campesinas y no con la imposición capitalista de las empresas.

Entre la comunidad queremos resolver la relación de los jóvenes en el campo que se involucren más, reorientar la educación desde las familias. Sobre la actual ley de tierras llamada oficialmente Ley de tierras y territorios ancestrales aunque no la conozcamos esta ahí y nos la van a aplicar. Una propuesta es revisar la ley y saber que el reglamento de la autoridad no se dispare porque no sabemos cómo lo hará. Tenemos que ir conociendo la ley. No podemos leer todita porque tiene montonal de artículos sino que cada uno de nosotros lo hagamos para hacer fuerza y ver que artículos de esta ley se deben cambiar para beneficio nuestro…”

Después de una mañana de reflexión, al terminar de almorzar se acordaron tareas para gestionar la presencia de la delegación de Orellana al primer encuentro de la Cumbre Agraria. “Las inquietudes de aquí serán planteadas allá, en este espacio para acordar a nivel nacional las acciones sobre nuestras realidades” se concluyó en esta PreCumbre.

Anuncios

Solidaridad con la Minga nacional agraria, indígena y popular

La Cumbre Agraria Ecuador se solidariza con la movilización de la “Minga nacional agraria, indígena y popular” organizada y protagonizada por las organizaciones indígenas, campesinas y populares de Colombia.

Ante los sucesos ocurridos en estas dos semanas de Paro Agrario, expresamos nuestro rechazo rotundo a la violencia ejercida por el Estado frente a la legitima movilización activada en todo el país a causa de inacción para dar solución a las necesidades del campesinado por parte del Gobierno Nacional.

Y expresamos nuestra solidaridad con pleno conocimiento de que la razones estructurales que provocan la crisis del campo colombiano son parte de un modelo regional que privilegia el agronegocio y el libre comercio en detrimento de las economías campesinas y populares y la soberanía alimentaria. Razones que nos hermanan en estas acciones.

Denunciamos que los señalamientos por parte de la policía, el ejército, algunos alcaldes y otras autoridades de que estas que estas jornadas son un “paro armado” son una estrategia discursiva para legitimar la represión estatal y la violencia desde arriba. Violencia que ya ha cobrado la vida de tres compañeros al suroccidente del país donde se señala la responsabilidad del ESMAD (Escuadrón Móvil Antidisturbios, cuerpo militarizado de la policía). Hasta ahora existen más de 150 heridos, decenas de detenidos y amenazas por parte de paramilitares a participantes del Paro Nacional.

Exigimos al Estado Colombiano dar respuesta al pliego consensuado de esta movilización campesina y trabajadora, que se resguarde su derecho a la vida, a la libre expresión y a la movilización a los participantes de las protestas; y expresamos nuestro respaldo a la fortaleza de las organizaciones hermanas de Colombia en su decisión de continuar movilizadas hasta alcanzar resultados.

Ratificamos nuestra solidaridad con la lucha campesina de esta Cumbre Agraria, indígena y popular de Colombia y el compromiso de mantenernos vigilantes a los acontecimientos.

Coordinación política Cumbre Agraria Nacional

#MingaNacional #ElParoCrece

Resoluciones Pre Cumbre Agraria Esmeraldas

Reunidos el 4 de junio, en la Ciudad de Quinindé, las organizaciones campesinas de Esmeraldas, nos sumamos a la Cumbre Agraria como espacio de unidad en las lucha, en la reflexión y en la acción, de todos los campesinos, indígenas y trabajadores del campo, y resolvemos:

  1. Comprometernos a este proceso de unidad de todos los sectores del campo, que es la Cumbre Agraria, participando activamente de los procesos de movilización y lucha por los derechos campesinos, por la tierra y por la soberanía alimentaria.
  1. Defender el derecho a la salud de campesinos y campesinas, con un seguro social campesino y sistema de salud pública de calidad y humana, con participación de los campesinos en la administración, gestión y evaluación de todo el sistema de salud, y el uso y reconocimiento de nuestros conocimientos en medicina alternativa.
  1. Exigir con acciones de hecho respuesta del Estado a la necesidad de inversión real en vialidad para beneficiar a las comunidades, asegurando el desembolso de fondos del Estado Central, y exigiendo el control de los campesinos a los procesos de contratación y realización de obras.
  1. Trabajar colectivamente por la recuperación de las semillas, nativas, campesinas y criollas que nos aseguran el control y calidad de nuestra producción y alimentos sanos. Declaramos a Esmeraldas libre de transgénicos.
  1. Luchar contra el perverso control de los mercados y las cadenas de valor por parte de las empresas e intermediarios, organizando la producción y comercialización desde las organizaciones campesinas y comunidades, y disputando nuestros propios espacios de mercado.
  1. Fortalecer la organización y la unidad de las organizaciones campesinas, para exigir con acciones respuesta a nuestra lucha por la tierra y la titulación en respeto a nuestro derecho humano y constitucional; exigimos que se haga efectiva la prohibición al latifundio y la concentración de la tierra; y rechazamos la Ley de Tierras que no democratiza la tierra a los campesinos.
  1. Fortalecer nuestro control sobre el mercado del cacao, con centro de acopio y procesos de comercialización propios de las organizaciones, para que se reconozca el precio justo y el trabajo de los campesinos.
  1. Recuperar y fortalecer nuestra producción con conocimientos y semillas propios, como el cacao fino de aroma, en el marco de un modelo agroecológico para demostrar que los campesinos proveemos alimentos sanos y de calidad.
  1. Comprometernos conjuntamente a la reconstrucción y reactivación económica del sector afectado del terremoto, desde este tejido de unidad que somos la Cumbre Agraria, y denunciar el rol del Estado que busca controlar y subordinar a las personas afectadas sin reconocer las iniciativas de organización propia y el importante rol de la solidaridad ciudadana.
  1. Solidaridad con los luchadores y luchadoras de Saraguro, que son nuestros hermanos y parte de este proceso de unidad en la lucha campesina.
  1. Solidaridad total con el Paro Agrario en Colombia y nuestro enérgico rechazo a la violencia del Estado colombiano que ha asesinado a tres compañeros campesinos e indígenas. Ni un minuto de silencio, toda una vida de lucha por los derechos de los campesinos.
  1. Participación activa en el proceso de realización y asistencia al Primer encuentro Nacional de la Cumbre Agraria que se realizará en Quito el 21 y 22 de julio del 2016.